Hola papis y mamis de Sunny Side!

Como complemento del post de los juguetes del mes de noviembre queremos hablaros de un tipo de juego que quizá os suene, sobre todo porque lo empleamos mucho en el ámbito de la escuela infantil. Queremos hablaros del Juego simbólico.

Los peques aprenden a vivir en sociedad a través de este tipo de juego y con él se realizan actividades que van más allá del mero simbolismo. Cuando un peque juega a poner la mesa no solo aprende a ayudar en casa sino que está trabajando la situación de los elementos en el espacio,

Cuando juega a tender la ropa trabaja la motricidad fina, cuando intercambian opiniones utilizan el lenguaje oral, cuando ordenan y clasifican están trabajando la lógica-matemática… así, a través de un juego bien dirigido tenemos una manera total y absolutamente globalizadora de propiciar aprendizaje.

El juego simbólico les permite ahondar en su propia concepción de los roles sociales, introduce valores como la equidad, la coeducación, la colaboración, la empatía… y además da libertad a los peques para expresar sus emociones

Si tu hijo es de los que no entretiene solo, si es despreocupado con sus juguetes, si no utiliza los juguetes de mil maneras diferentes, tal vez sea el momento de preparar en casa un rincón para el juego simbólico

¿Quieres saber cómo construirlo?

Ten en cuenta estas cosas:

El espacio de juego simbólico debe ser polivalente: unas veces servirá de cocina, otras de castillo, otras de cueva… los recursos utilizados no siempre tienen que estar ahí: pueden aparecer o desaparecer según nos interesa.

Es importante que el espacio esté bien delimitado con estantería, pared u otros elementos.

Al mismo tiempo el rincón debe parecer aquello que representa.Independientemente de que los peques utilicen la imaginación hay que crear un contexto que la estimule en la dirección apropiada, si no jugaran a cualquier cosa menos a aquello que notros pretendemos.

Debemos decidir qué tipo de rincón queremos y esto va a depender del tipo de actividades que propongamos a los peques.

Debemos poner a su disposición los recursos que necesiten. Por ejemplo: si yo quiero que mis peques jueguen a tender la ropa tienen que tener un tendedero a su disposición, prendas y unas pinzas.

Es necesario también preparar el rincón periódicamente e ir cambiando las tareas, porque si no terminan aburriéndose.

Para terminar, una imagen vale más que mil palabras!

Hasta ponto

Sunny Side